Prosperidad

Esta convicción pueril tranquilizaba enormemente mi atormentada conciencia, no solo eso,   sino que resultaba, de algún modo, muy satisfactorio, con veinticinco años llevaba aparato,   vivía en casa de mis padres, recibía paga de mi abuela y la gastaba, a cambio de mera   conversación, en un burdel. Era un maldito

________________________________________________________________________________

Una historia. La vida es una mierda y después te mueres. La gente vive frustrada, y sufre, claro. Existen pequeñas rendijas de bienestar, de tranquilidad, a las que nos agarramos, inspirando aire fresco. Eso compensa. No mucho. ‘Prosperidad’, la primera novela de Carlos Herrero,  es una gran novela.

Otra. Estructurada en fragmentos muy breves, tiene un ritmo endiablado. Los diálogos son brillantes. Las descripciones son ásperas. El sentido del humor, negro. El narrador es un post adolescente en primera persona del extrarradio madrileño actual. No es un perdedor. Ni un antihéroe. Hank Chinasky es un perdedor. Le han excluido desde el inicio, haga lo que haga, todo le sale mal. Porque es él, porque lleva su sello. Emma Bovary es una antiheroina. Se cree alguien muy especial, pero es muy estúpida, la pobre. Carlos, el personaje, ni se cree especial ni lleva la marca del excluido. Le suda todo lo que no sean un par de buenas tetas. Es uno más. Un tipo más dentro de una enorme corriente de sujetos que se aburren de lunes a viernes y después se ponen hasta las cejas por hacer algo diferente. Tampoco será nunca un ganador o un héroe, sus intentos por sobresalir resultan patéticamente absurdos. Acaban en el fracaso de la normalidad. En el gran pelotón, que tiene que conformarse con acabar la vuelta.

Otra más. ‘Prosperidad’ es una novela de relaciones. Con la familia, con los amigos, con la pareja. Relaciones basadas en la incomprensión entre las dos partes. Es, en el fondo, el teen angst. Nadie me entiende, solo que asumido como natural y con veinticinco años en vez de quince. Los personajes jóvenes de ‘Prosperidad’ se mueven en la postadolescencia. Desubicados entre un mundo familiar sobreprotector, que se permite ignorar que el nene se vaya de putas con la paga de la yaya y una sociedad que empieza a exigirles resultados, que sean competitivos. El truco es que no hay truco. No hay la opción de quedarse con lo bueno de la parte adulta y la infantil a la vez.  Acabaras pasando por el tubo, ahora o más tarde. Cuanto antes, dolerá menos. No confundirse. ‘Prosperidad’ no es una novela sobre ‘el traumático paso de la adolescencia a la edad adulta’. Es un libro sobre alguien que no se siente bien en el mundo en el que vive. Porque lo entiende demasiado.

La ultima. Bernhard y Herrero comparten el gusto por el fracaso estético. Enfermedad, mutilación, dolor…Todo insertado en la cotidianidad. Pero mientras que Bernhard contrapone el arte, sobretodo la música clásica, a lo físicamente deforme, en ‘Prosperidad’ no hay contrapunto, sino absurdo. El dolor es absurdo. O mata, o debilita. Otra vez, no creo que haya que buscar aquí, al contrario que en Bernhard, analogías sociales o humanas. Leo en una entrevista que el autor ha vivido una situación similar a la del hermano del protagonista, con mejor final. Quizás no se trate tanto de decir como de mostrar. Continuará.

Anuncios

Un comentario en “Prosperidad”

  1. Primero: Felicitar al escritor del blog por su buen gusto.
    Otra: Por su perspicacia -entiende el valor de las cosas.
    Otra más: Prosperidad la escribí con 28 años. Me gusto más en Cuentos Rotos, la escribí con 32. Actualmente busco trabajo -ojalá que de escritor. Si conocéis algo mandarme mail a: prosperoaver@hotmail.com

    La Última: Gracias, guapos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s