Nos hemos propuesto ofrecerle un afeitado distinto a todo lo que usted haya conocido. (…). Con la hoja continua autoenrrollable Ubik de cromo suizo se acabaron los cortes, los rasguños y las irritaciones. Pruebe Ubik… y déjese querer. Atención: usar siempre según las instrucciones. Y con precaución. (P 92)

 

 

 

 

Hay más originalidad en dos paginas de Philip K Dick que en doscientas de cualquier otro escritor. Pero Philip K Dick no es sólo un autor de ciencia ficción. Reúne una visión del futuro, fundamentada en un análisis histórico y filosófico original y complejo. Todo ello estimulado por una personalidad extrema y el abuso de la química. Su obra pasó prácticamente inadvertida en vida, hasta el estreno y el éxito mundial de ‘Blade Runner’ en 1982, que no llego a ver pues falleció ese mismo año de un ataque al corazón. Con el tiempo, ha ido creciendo y de ser un autor de culto, a estas alturas se le considera mayoritariamente un clásico de la literatura del siglo XX.

‘Ubik’ acostumbra a recibir el consenso de su mejor novela. No he leído su obra completa, unos cuarenta títulos, pero de los diez o quince que han pasado por mis manos, es mi preferida. Reúne todo lo básico del universo de Dick con la trama más compleja y mejor articulada que he leído en sus novelas. Dick vive y escribe en la América de los 50, 60 y 70. A partir de ahí, inventa un futuro centrado en dos teorías básicas. Por un lado, y en contra del discurso marxista clásico de la época, el capitalismo no solo ha triunfado, sino que se ha extremado en un mundo corporativo donde absolutamente todo esta mercantilizado y convertido en objeto de consumo. En ese contexto, los personajes de Dick se ven metidos en luchas entre empresas por controlar el mercado o las anomalías provocadas por el mismo. El protagonista tipo de Dick es un retrato bastante fiel del Harrison Ford de ‘Blade Runner’. Un hombre de mediana edad, con un trabajo de técnico medio en una gran empresa, pero con un talento mayor del que su trabajo le exige. Su vida fuera del trabajo es decadente y caótica. Acostumbra a estar soltero o separado y con problemas económicos. Este rol se repite en la mayoría de novelas de Dick, también en ‘Ubik’, de la mano de Joe Chip.

La segunda clave de Dick es una combinación entre el boom del mentalismo que hubo en los años sesenta, sobretodo de la mano de la difusión del psicoanálisis y la parapsicología, junto con un estado de generalización de los estimulantes químicos. No se trataba sólo de las drogas recreativas clásicas de la época hippy y posterior. La industria farmacéutica ponía a disposición del consumidor una amplia gama de fármacos (que acabarían prohibiéndose) y que eran de consumo corriente por el publico medio. El ejemplo de Elvis, al que medicaban para cualquier cosa que hiciera en el día a día, no era un caso aislado. El propio Dick consumía cantidades ingentes de anfetaminas, calmantes y demás farmacología. Todo esto le llevo a imaginar un futuro cercano en el que los humanos desarrollarían capacidades mentales larvadas hasta entonces, con lo que se romperían dos mitos de la filosofía moderna. La privacidad del pensamiento, y la unidad espacio-tiempo.

Todo esto y muchas más cosas se desarrollan en las obras de Philip K Dick. También en ‘Ubik’, un thriller futurista clásico, donde la gracia esta en la estructura subyacente más que en las escenas de acción, al que se le añade otro elemento muy dickeniano. En una reseña de la solapa, se cita al gran Casavella diciendo que Dick indagaba en dos temas trascendentales, el libre albedrío y la paranoia. Añadiria el problema de la realidad. El problema, de raíz platónica, de si esto que tenemos delante de los ojos y que damos por bueno normalmente, es ciertamente aquello que es o en verdad estamos viendo otra cosa, una pálida copia o un cierto reverso de lo que realmente es

Ubik es una gran novela. Ademas de su originalidad abismal, esta bien escrita. Se acostumbra a devaluar a Philip K Dick en este aspecto, y aunque es cierto que no era Flaubert, sus novelas son formalmente simples pero eficaces. Ubik es una novela de diálogos y estos funcionan bien. Para los que no hayan leído nunca nada de Dick, si entran en su universo, su lectura va a ser un flash. El haber visto ‘Blade Runner’ o no es secundario. Si ya conocen y disfrutan de la obra de este autor, no pierdan ni un momento y vayan a por Ubik. En las mejores librerías y bibliotecas. Inofensivo si se usa según las instrucciones.

Philip K. Dick,  ‘Ubik’ ,  Madrid, 2008, La factoría de ideas