direccio unica

Publicado en 1928, Einbahnstrasse – Calle de sentido único- es una colección de microensayos que llevan por título letreros encontrados en la vía pública de diversas ciudades europeas.

 

 

 

_________________________________________________________________________________

Las opiniones son al gigantesco aparato de la vida social lo que el aceite es a las máquinas. Nadie se coloca frente a frente a una turbina y la inunda de lubricante. Se echan unas cuantas gotas en roblones y junturas ocultas que son preciso conocer – Gasolina-

Con la ciudad ocurre lo mismo que con todas las cosas sometidas a un proceso irresistible de mezcla y contaminación; pierden su expresión esencial y lo ambiguo pasa a ocupar en ellas el lugar de lo auténtico – Panorama imperial –

La cervecería es la llave de cualquier ciudad; saber dónde se puede beber cerveza alemana es, como conocimiento de geografía y etnología, más que suficiente – Cervecería –

El más europeo de todos los bienes, esa ironía mas o menos conspicua con que la vida del individuo pretende seguir un curso distinto al de la comunidad en que le ha tocado recalar, es algo que los alemanes han perdido totalmente – Panorama imperial –

El despacho del jefe rebosa de armas. Lo que bajo una apariencia de confort seduce al que entra es, en realidad, un arsenal camuflado. – Artículos de oficina –

Hemos olvidado hace tiempo el ritual según el cual fue edificada la casa de nuestra vida. Pero cuando hay que tomarla al asalto y empiezan a caer las bomba enemigas, ¡que de antigüedades descarnadas y extrañas no dejan estas entre sus fundamentos! (…) ¡Que siniestro gabinete de curiosidades aparece allí abajo, donde las zanjas más profundas se hallan reservadas a lo cotidiano! – NR. 113 –

Solo en el delirio de la procreación supera el ser vivo el vértigo del aniquilamiento – Hacia el planetario –

Y así como los pájaros buscan refugio en los frondosos escondites del árbol, las sensaciones huyen hacia las arrugas umbrosas, los gestos sin gracia y las manchas insignificantes del cuerpo amado, donde se acurrucan, seguras como en un escondrijo. Y ningún paseante ocasional adivinará que, precisamente ahí, en aquellos rasgos imperfectos, criticables, anida, veloz como una flecha, el ímpetu amoroso del adorador.  – Estas plantaciones se encomiendan a la protección del público –

Porque los grandes poetas, sin excepción, ejercen su arte combinatoria en un mundo que vendrá después de ellos; así, las calles parisinas de los poemas de Baudelaire, al igual que los personajes de Dostoievski, no empezaron a existir antes de 1900. – Piso de lujo, amueblado, de diez habitaciones –

Que tu pluma sea reacia a la inspiración; así la atraerá hacia ella con la fuerza del imán. (…). La palabra conquista al pensamiento, pero la escritura lo domina. – ¡Prohibido fijar carteles! –

Para los grandes hombres, las obras concluidas tienen menos peso que aquellos fragmentos en los cuales trabajan a lo largo de su vida. Pues la conclusión sólo colma de una incomparable alegría al más débil y disperso, que se siente así devuelto nuevamente a su vida. – Reloj regulador –

Insensatos quienes lamentan la decadencia de la crítica. Porque su hora sonó ya hace tiempo. La crítica es una cuestión de justa distancia. Se halla en casa en un mundo donde lo importante son las perspectivas y visiones de conjunto y en el que antes aún era posible adoptar un punto de vista. Entretanto, las cosas han arremetido con excesiva virulencia contra la sociedad humana. La “imparcialidad”, la “mirada objetiva” se han convertido en mentiras, cuando no en la expresión, totalmente ingenua, de la pura y simple incompetencia – Se alquilan estas superficies –

Cuanto más hostil a la tradición sea un hombre, más inexorablemente someterá su vida privada a las normas que desea convertir en legisladoras en un orden social futuro – Ministerio del Interior –

La mirada es el poso del hombre – Óptico –

 

Walter Benjamin, Dirección única, Madrid, 1987, Alfaguara

 

Anuncios